Reforzando mi resiliencia


imagesEl concepto originario de “resiliencia” proviene de la física y hace alusión a la capacidad de ciertos materiales para recuperarse y volver a su estado original, habiendo soportado antes grandes impactos y cargas. Por ejemplo, un resorte.  Aplicado a nosotros, entendemos por resiliencia la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, pero no se queda allí, sino que también podemos salir fortalecidos de ellas, convirtiéndonos en personas aún más fuertes de lo que éramos antes.

Las personas más resilientes tienen mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés, soportando mucho mejor la presión. ¿Quién no conoce a alguien que tras diversas adversidades inesperadas pareciese que resurgiese después de ellas cual ave fénix? Ahí lo tenés, esa persona es una persona resiliente.

Actualmente las investigaciones nos han enseñado que mientras algunas personas parecen ser resilientes de manera natural e innata, los comportamientos resilientes pueden ser igualmente aprendidos. Diversos investigadores definen la resiliencia como la suma de factores individuales, familiares y sociales. Podríamos decir que se trata de un proceso en el que el individuo entra en una dinámica de interacciones con los demás, consigo mismo y con el entorno de manera que es capaz de superar las adversidades. Así pues, se puede entrenar la resiliencia llevando a cabo diversas pautas que nos ayudarán a serlo más, aquí te dejamos algunas de ellas:

Intentá buscar el lado positivo.  Mantenerse optimista durante las épocas más duras puede ser difícil, pero mantener una perspectiva de esperanza es una parte importante de la resiliencia. Esto no significa ignorar el problema, significa entender que la vida muchas veces nos juega una mala pasada, y que los contratiempos serán pasajeros y transitorios. Vendrán tiempos mejores, eso seguro.

Marcate objetivos a corto plazo. El autoconocimiento es fundamental si queremos mejorar la resiliencia. Saber cuáles son nuestras principales fortalezas, puntos fuertes y habilidades, así como aprender también nuestras limitaciones y debilidades es básico a la hora de marcarnos metas objetivas y realistas.

Trabajá tu autoestima. Como hemos comentado, tener una buena autoestima es una de las características clave que encontramos en las personas resilientes, así que empezá a mejorar tu autoestima si querés trabajar la resiliencia. Para ello, centrate en tus cualidades y en los logros alcanzados (que seguro que hay muchos) y confiá más en tu capacidad de responder y lidiar en los momentos de crisis.

Conocete. Después de una crisis, de una situación negativa inesperada o de una tragedia, tener un propósito en la vida te ayudará muchísimo en la recuperación. De esta forma, dejarás de focalizarte en lo sucedido y tendrás que desplegarte y movilizarte para alcanzar ese objetivo marcado. Pueden ser cosas sencillas, no es necesario complicarse mucho: hacer voluntariado una vez por semana, apuntarte a ese taller de literatura que tanto te gusta y que nunca habías practicado hasta ahora, empezar a tocar la guitarra, matricularte en la universidad a distancia, hacer una formación online…

Cuídate más y mejor. No caigás en la apatía ni descuides tus necesidades. Es normal “dejarse un poco” cuando llega una tragedia: cuidar menos la alimentación, dejar de hacer ejercicio, cambiar los hábitos de sueño…  Para trabajar la resiliencia es importante hacer todo lo contrario, centrate en construir habilidades que te permitan nutrirte como persona incluso aunque estés preocupado y te cueste mucho. Esto es, busca también tiempo para realizar actividades de las que disfrutes y es que, al cuidar tus propias necesidades, mejorará tu salud en general y también la resiliencia.

Miralo todo con cierta perspectiva. Cuando nos toca pasar por momentos duros, difíciles, dolorosos y complicados, hay que intentar ver la situación dentro de un contexto más amplio y mantener una perspectiva y visión a largo plazo, nunca a corto plazo. De esta forma lo sucedido nos parecerá menos grande de lo que a priori pareciese.

Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar

1 comentario en “Reforzando mi resiliencia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s