Adiós 2021


Generalmente hacemos un recuento de cada año que se acaba, para todos muchas bendiciones, muchos tropiezos, sustos o pérdidas; van dos años de pandemia y pareciera que no tiene fin.  Aunque ya estamos cansados, no podemos pasar la página sin mencionar el Covid.

Podemos decir que el Coronavirus, el virus de la corona,  “reina” en el mundo por segundo año y aunque sigamos instrucciones y nos vacunemos parece que no somos tan efectivos para parar esto, yo voy a seguir pensando que, todos sin excepción, nos enfrentamos con un gran desconocido con comportamiento erráticos, sumado a que, como todo lo nuevo NO SABEMOS EXACTAMENTE QUÉ VA A PASAR.  

No voy a entrar en reflexiones científicas, ni políticas, esas se las dejo al que sabe o al que le interese. Mi reflexión es otra, corona es soberanía, ser dueño de la propia vida, empoderamiento. Pues bien, da la impresión de que ese poder, esa soberanía está infectada más que nunca. 

Vivimos sometidos a tantas opiniones, tantos “conocedores”, al poder de las redes sociales, que para algunos es difícil tener una opinión propia de lo que sucede en el mundo, mucha manipulación mediática y polarización. El otro día escuchaba cómo vivimos dándole de comer al algoritmo de Facebook, para hacernos visibles, para sentir que existimos. ¿Dónde queda nuestro poder? ¿Nuestra soberanía personal? ¿Nuestra corona?

Uno de mis propósitos para el 2022 es coronar mi propia vida, ser soberana, capaz de ser veraz, auténtica, que diga “sí” cuando quiero decir sí y “no” cuando quiero decir no. Para eso hace falta que refuerce mis valores, que revise mi “caja de herramientas” (vida) y le dé “mantenimiento” a aquellas con las cuáles trabajo fuerte: verdad, honradez, autenticidad, escucha de mí mismo, coraje.

No pensés que estoy hablando de cosas extraordinarias. Recuperar la propia “corona” comienza por lo más simple. Sin ir más lejos, estas preguntas son un bonito ejercicio para empezar:

  • ¿Decís “sí”, cuando querés decir “no”?
  • ¿Tenés dificultad en pedir lo que querés?
  • ¿Te ponés a la defensiva cuando sentís que te critican?
  • ¿Preferís “agradar” en vez de decir lo que pensás o sentís?
  • ¿Preferís callar cuando alguien te ofendió con su comentarios (en vez de decírselo)?

Si respondiste a una o a varias que si, es el momento de hacer un alto, reflexionar y comenzar a cambiar aquellas cosas que no te hacen sentirte bien. Si no podés solo hay que buscar ayuda profesional o espiritual, la idea es que este año sea tu año de manejar el timón de tu vida.

Año de recuperar la corona.

 ¡Nos vemos en algún momento del 2022, con una nueva corona!

TE ESPERO EN LA CIMA

Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar

Un comentario en “Adiós 2021

  1. La vida, el amor, la muerte y la fe son 4 fases ineludibles, pasamos nuestra vida entera buscando, luchando, peleando y hasta desperdiciando momentos buscando el amor perfecto que despues de cierto tiempo nos damos cuenta que no existe, lo unico cierto al final del camino es la fe de que despues que la muerte nos sorprenda estaremos en un lugar mejor, felices, sin dolor y en paz con nosotros mismos

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s