Colaborar


 Ojalá podamos cambiar el término trabajador por colaborador y vivenciemos la palabra.

Estos días se han prestado para tomarme un respiro y mirar mi vida en perspectiva, cuando echo un vistazo al pa­sado, me doy cuenta de cuán difícil fue llegar a donde estoy. ¡Cuántas dificultades logré sortear, cuántos obstáculos evité, cuántos tropiezos tuve, cuántas veces me levanté después de caer, lágrimas que secar, decepciones que asimilar! Lo mejor, sin embargo, es cuando recuerdo la ayuda que recibí, las personas que me tendieron una mano, las veces que tuve un apoyo.

Mil y una veces has leído en estas páginas escu­chado decir que en el mundo nadie se hace solo, ningún exitoso se hizo solo, ningún logro es en solitario. Y es cierto, te puedo dar testimonio que: yo misma soy producto de colaboraciones que llegaron de distintas fuentes, de distintas per­sonas, de distintas formas. Incluso de personas que me han lastimado, porque fueron lecciones importantes de lo que no quiero hacerle a otros.  Por eso, no solo soy una agradecida de quie­nes colaboraron en mi proceso de CREER, sino también de aquellas personas que, como vos, me dan el privilegio de colaborarte con estas ideas para que juntos podamos CREAR.

Algunos, equivocadamente, piensan que pedir ayuda (colaboración) es síntoma de debilidad, de flaqueza, pero es lo contrario, justamente lo contrario. Colaboración es sinónimo de forta­leza: es la unión de las virtudes y capacidades de varios en pos de un objetivo común. Implica compro­miso individual y colectivo, genera ahorro de tiempo y de recursos, facilita los flujos de trabajo, fomenta la creatividad y la innovación y, sobre todo, estrecha las relaciones.

Colaborar es reconocer que necesita­mos del otro, pero también la certeza de que podemos ser útiles para otros. ¡Una maravilla! Cuando las perso­nas, cuando los emprendedores nos damos la oportunidad de trabajar en equipo, somos capaces de conseguir logros espectacu­lares, increíbles, inimaginables para alguien que actúa individualmente. Colaborar, además, es la forma de trabajar en el mundo moderno, la vía más corta y efectiva para llegar al éxito.

La colaboración, es una premisa indispensable en tu vida. Y más que requerirla, lo que te enriquece es brindarla. A tus compañeros, a tus socios, a tus clientes. Cuando uno tie­ne algo, un conocimiento, y lo com­parte, lo multiplica: esa es la magia de la colaboración. Recordalo: nada hay más satisfactorio que ayudar y dejarse ayudar; esa es la esencia del éxito.

Yo lo sé, lo vivo, yo lo expe­rimento: soy lo que soy gracias a tu colaboración, a la de todos aquellos que han creído en mí.

Te espero en la cima.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s