Culpable o responsable


Este es un tema no solo de la vida sino de las empresas también.  Solemos buscar un culpable de los errores que se cometen y muchas veces el resultado es que no encontramos a la persona a la cual le debería de caer el peso de la culpa.

Desde pequeños nos han enseñado de la culpa, aprendimos a ser culpables o a culpar. Creo que esto es un error, pues le agrega una carga negativa a la persona o a la situación y se desenfoca de lo más importante: el hecho de aprender de las experiencias de la vida. ¿Estás de acuerdo conmigo?

Desde mi punto de vista, una forma bastante simple de ver el mundo es clasificar a la gente en buenos y malos. Por supuesto, los malos son culpables. La vida es mucho más profunda y está llena de matices, que son más que solo blanco y negro.

La culpa es un gran desperdicio de tiempo y energía, porque en general las personas tratamos de evadirla incluso acusando a otro para no sentir el peso de la culpabilidad, pues eso te “hace” malo.

Hay experiencias para disfrutar y otras para crecer. En las del disfrutar, todos somos felices; en las de aprendizaje, todos tenemos una contribución. Entonces, cuando un evento ocurre, en lugar de buscar culpables y así generar mayor confusión, dolor y conflicto, es mejor asumir la cuota de responsabilidad que cada uno tiene.  Así podemos aprender de lo sucedido, reparar lo que nos corresponde. Nuestras vidas serían mucho más simples y con menos dolor si dejáramos de mirar lo que nos ocurre desde este paradigma que llegó hace un buen rato a su fecha de vencimiento.

Culpar a alguien cuando hay un conflicto es muy tentador. Es cómodo creer que el otro es el malo. Cuando vemos la situación de esa manera, no asumimos ninguna responsabilidad. Viste la diferencia. Si lo tratamos como responsabilidad y no como culpa, es más fácil reconocer la contribución que tenemos sobre el resultado final.

Si no asumimos que hemos hecho un aporte que produjo una experiencia que no nos gusta, quedamos como víctima (leer el otro artículo sobre ser víctima en este mismo blog). Si bien es reconfortante sentirse y verse como el “bueno” del cuento, es terriblemente dañino no ser responsables. Una víctima no puede resolver una situación, no necesita ni puede cambiar nada y, por tanto, está destinada a repetir la misma experiencia dolorosa una y otra vez.

Muchas veces hasta el disfrutar de las cosas de la vida a algunos les hace sentir culpables y se ponen a dar explicaciones del por qué tienen esto o aquello, para disminuir el grado de culpabilidad que sienten.  El tener cosas materiales, alguna de ellas inncesarias, no es malo, si es producto de tu trabajo honrado y de tu esfuerzo genuino.  Podés compartir eso extra que te viene a la vida, si es tu deseo.

Creo en el poder que todos tenemos para crear una vida de abundancia, pero también sé que es un poder que muchos desconocen.  La culpa ha sido sustituida por la responsabilidad también en este caso. Podés ser afortunado, disponer de todo lo que necesitás y más. Una forma de ser agradecido con la vida y su generosidad es compartir de lo que tengo, ya lo dijimos antes, si es tu deseo y si lo hacés hacelo con amor y compasión. Esto último no es lástima, que coloca a quien ayudás por debajo de vos.  Es rico sentir que tu prosperidad es también fuente de bienestar para otras personas.

Recientemente me llegó un video de Will Smith donde habla de este tema. En este video hace un señalamiento importante. Por ejemplo, si tuviste un padre abusivo o alcohólico, no fue tu culpa, pero sí lo es asumir tu responsabilidad para sanar las huellas que esta vivencia tuvo en tu vida.

En este video, Will sugiere que tu vida, tu felicidad y tu bienestar son completamente tu responsabilidad. Por tanto, debes hacer tu parte para superar lo que sea que te haya ocurrido y haya dejado una huella negativa en ti. Este famoso actor también dice que en lugar de buscar culpables, es mejor que te enfoques en asumir la responsabilidad de sanarte y pasar la página. Aquí te dejo el video.

Ojalá todas estas reflexiones te ayuden y abran tu mente a mirar tus vivencias con otros ojos.

Te espero en la cima

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s