El mago de Oz me enseñó


80 años después de su estreno, esta película infantil sigue teniendo valores que ofrecer, algunos somos de esa generación que la vio en algún cine del recuerdo protagonizada por Judy Garland y, aunque quizá fueron las zapatillas de rubí las que se volvieron un ícono, esta película familiar tiene muchas enseñanzas para grandes y chicos. Algunos de otras generaciones vieron la nueva edición con Michael Jackson, pero sea la de hace 80 o la de hace 20 tiene una riqueza para aprender.

Vamos a ver cúales son:

No hay lugar como el hogar. No sólo es el hilo conductor de toda la historia, sino la enseñanza máxima de esta cinta.   A pesar de que Dorothy huye de su casa sin pensar en  las consecuencias, sólo toma su maleta y se va.  Un falso adivinador (aunque de buen corazón) le dice que ve en su bola de cristal que su tía está enferma y con el corazón roto para que regrese. Es cuando ella decide volver y llega a Oz, donde descubre que lo único que quiere es volver con su familia y amigos, porque entiende el mejor lugar para estar, es el hogar.
Las dificultades son parte esencial del camino.  El camino amarillo es una representación de nuestro camino de vida, no es recto y Dorothy tuvo que enfrentarse a varias adversidades, pero también encontró grandes tesoros. .
El corazón te hace humano. El hombre de hojalata quería un corazón porque sin él se sentía, literalmente, vacío. Luego descubriría que no se trata del órgano, sino de tus buenas acciones, las relaciones que construís y tu disposición de ayudar al otro lo que realmente te hará sentir pleno.
El verdadero significado de la valentía. El león se considera cobarde porque le dan miedo muchas cosas. Sin embargo, cuando se trata de defender a sus amigos, no lo duda ni un segundo, demostrando que la verdadera valentía y coraje está precisamente en enfrentar los miedos, no en la ausencia de ellos.
Con amigos todo es más fácil. Aunque Dorothy estaba decidida a encontrar al Mago de Oz y tuvo que enfrentarse a varios obstáculos de la Bruja Mala del Oeste, todo fue más fácil porque contaba con la ayuda de sus tres nuevos amigos: El Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León, cada uno con sus virtudes y defectos particulares.
No te fies de la primera impresión.  A propósito de sus tres nuevos amigos, ellos también son una lección de aquel famoso dicho que reza: “No juzgues a un libro por su portada”. La manera de conocerlos no fue la más idónea y son muy diferentes a ella en todo sentido; sin embargo, demostraron ser los mejores amigos, apoyándose siempre el uno al otro.
No abandones tus principios.  Aunque la Bruja Mala del Oeste hace de todo para manipularla y chantajearla para que le dé las zapatillas rojas de rubí, Dorothy sabe que sus intenciones no son buenas y que podría traer más problemas para los demás, aunque solucione los suyos. Cuando en tu corazón sepás que algo está mal, mantenete firme y no te dejés influenciar por los demás y guiate por tus principios y valores.
No dejés de soñar. Somewhere over the rainbow es más que una banda sonora, es un recordatorio de que si estás pasando por un mal momento o afrontando un nuevo desafío, recordá el arcoíris, que aparece justo después de la lluvia. Es un canto de esperanza que te recuerda que sí hay sueños que se vuelven realidad.
El bien sobre el mal. No importa qué tan poderoso parezca el mal, al final, el bien siempre prevalece si nos unimos y actuamos positivamente con el corazón, el cerebro y valentía.
Sos más fuerte de lo que creés. Dorothy siempre tuvo el poder de regresar a casa en sus zapatillas de rubí, pero necesitaba descubrirlo por ella misma. Era la manera de la Bruja Buena del Este de enseñarle que no hay nada más poderoso que nuestra voluntad interior y a veces somos más fuertes de lo que creemos. Muchas veces buscamos respuestas y soluciones en otros, cuando están en nosotros mismos.
Te espero en la cima
Anuncios