¿Existe una fórmula para cambiar?


El cambio es una propuesta para toda aquella persona que quiera tener una vida más efectiva.  Es un proceso que puede ser drástico o radical o puede ser gradual.  Por lo general, el proceso es drástico cuando suceden cosas catastróficas físicas o emocionales y corremos el riesgo de que, una vez pasado el hecho, sea temporal.

¿Conocés a alguien que lleva años diciendo que quiere bajar de peso y no lo hace? ¿Será realmente que no sabe lo que tiene que hacer para ello?  A veces viene una situación fuerte de salud un infarto al que se sobrevive y hay que, de todas maneras, cambiar los hábitos alimenticios.  ¿Quizás alguien que está harto de su puesto de trabajo, pero no renuncia? Baja la guardia en su desempeño y lo despiden.

Pueden sobrevenir muchas preguntas más, o situaciones como alguien que se siente miserable en su relación de pareja, pero continúa en ella, alguien que sabe mucho, pero hace poco, alguien que tiene maestrías y doctorados e igualmente no consigue su trabajo de ensueño, alguien que sueña con tener una vida extraordinaria pero no le gusta desarrollarse como persona y además es un poco holgazán.

En fin, ¿conocés casos como estos? La pregunta sería ¿por qué no cambian? Y la respuesta es, porque existe una fórmula que debe contener todos sus elementos para que alguien pueda realmente cambiar, esa fórmula es la siguiente: 

Insatisfacción x (Visión + Primeros Pasos + Soporte) > Resistencia

Es decir, alguien que se siente mal por no haber viajado nunca, primero debería tener claridad del destino que desea conocer, luego investigar los requisitos para visitar el lugar, así como los costos que implicaría y a todo eso debe sumarle el soporte de reunir los recursos necesarios antes de su viaje, con esa claridad, seguro sabrá exactamente lo que tiene que hacer, cuánto debe ahorrar, cuánto más debe ganar, qué trámites debe realizar, etc. Y todo esto debe ser mayor a la resistencia a hacerlo, porque seamos sinceros, siempre es más cómodo quedarnos dónde y cómo estamos. 

Ese proceso que te describí anteriormente aplicando la fórmula (que no es mágica) es el proceso gradual de cambio y te invita a que lo que hagás, dure en el tiempo hasta la próxima vez o el siguiente cambio.

Recordá que, en la vida, lo único constante es el cambio y que al final es lo que te mantiene en el camino del éxito, la motivación y la felicidad.

TE ESPERO EN LA CIMA