Humor en el trabajo


Hoy conversaba con un cliente y le pregunté que hacía para manejar su estrés o la presión del día, y sencillamente me contestó me río.  Muchos de nosotros puede parecernos fuera de lugar la risoterapia como un medio de relajación, pero el humor es el remedio más eficaz contra el estrés.
No es sencillo tratar en el día con jefes, clientes, compañeros que demandan atención y algunos no lo hacen de buena manera.  Y en medio del caos que se nos puede volver la existencia en un día de presión pareciera que reirse está fuera de lugar… entonces podés hacer otras cosas para aliviar esta tensión:
El muñequito o peluche expiatorio. Cuando las cosas se ponen feas y las emociones se alteran querés echarle la culpa a alguien o  gritarle, sabés que no podés dar rienda suelta a la ira, entonces quién llega en tu auxilio el muñequito o peluche. Podés pegarlem zarandearlo, insultarlo, pellizcarlo, tirarlo al suelo al final como ya sacaste vapor ya vas a ser mas dueño de tue emociones, en algunos casos puede que te de risa de ver todo lo que le hiciste al “pobre” sin merecerlo, pero logró su cometido.
La reductora oficial. Si te vuelven a pedir que reduzcás el presupuesto al 50%, no te angustiés. Vas a la fotocopiadora,  seleccionás la opción “reducir al 50%”, le das al botón y ¡ya está! El presupuesto, reducido a la mitad en un instante. Si, no es lo que te pideron ahora entra en juego tu imaginación y tu humor: imaginá la cara de tu jefe recibiendo el documento…. te reiste verdad.
Esta es super buenaGrupo Uy-Uy-Uy,  es un grupo de emergencia que se reúne rápidamente y entra en acción cada vez que alguien sufre una crisis, como la pérdida de un documento, se congela la compu. Ante la crisis, se procederá de la siguiente manera:
-La víctima lanza la alarma: “¡Grupo Uyuyuy!”
-Inmediatamente el grupo (previamente entrenado) se agrupa y rodea a la persona o situación.
-Si el motivo de la alarma no es evidente, la víctima explica su crisis.
-Al instante, el grupo entra en acción. Durante un minuto, repiten una serie de lamentos rítmicos: algunos “uyuyuyuyuyuy…”, otros “ayayayay…”,  “oyoyoyoy…”,  todo ello acompañado de expresiones faciales compungidas y de una coreografía precisa: movimiento pendular del cuerpo, manos en la cabeza, etc.
-Al cabo del minuto, satisfecha por el alivio ofrecido a la víctima,el grupo se dispersa y sus componentes regresan a sus puestos de trabajo.
Los centro de trabajo deberían ser lugares divertidos y acogedores donde a las personas les guste ir, no permanecer.  Nosotros los hemos hecho duros, aburridos, críticos, lugares donde TENEMOS que ir.  Si realmente queremos hacer de nuestros centros de trabajo los mejores lugares apliquemos el sentido de humor… después de toda la vida es alegría.

TE ESPERO EN LA CIMA
Anuncios