Las creencias limitantes


Hace unos años, un alumno se me acercó y me dijo: “quisiera hacer lo que usted hace” y le dije ¿Por qué “quisiera”? usted puede hacerlo, solo que hay que intentarlo y él me respondió es que usted puede, yo no.
Muchas de las cosas que no logramos se debe a nuestro sistema de creencias, producto de nuestra educación o de nuestras vivencias.  A muchos en sus casas, en el colegio, en el trabajo les hicieron creer que… y sucede que nos gusta tragarnos hechos o cosas como pastillas, sin analizar, y si es así vas a cultivar una serie de creencias que aplicás a tu vida que no tienen sentido o razón: “no tengo oído para cantar”, “tengo dos pies izquierdos”,  “el que nació para tamal…” y eso por decirte o señalar una cuantas.    Viene la pregunta: ¿sabés que son las creencias limitantes?
Revisemos un poco, para nuestra mente las creencias son realidades, algunas pasadas como herencia de nuestros padres, generalmente como te decía no nos detenmos a analizarlas o cuestionarlas porque simple y sencillamente ES ASI, por ejemplo:  “nací pobre, nosotros los pobres, es que como soy pobre, los pobres no tienen derecho a soñar…”  Cuidado con tu concepto de pobreza, no es que si las cuestionás vas a tener un millón en el banco, es solo que no te va a frenar en tu emprendimiento  o el intentar conseguir un nuevo trabajo, un aumento, un ascenso, una casa, UNA NUEVA OPORTUNIDAD DE VIDA.
Mirá como funcionan si te digo: “todos los políticos o quienes tienen poder actúan en beneficio del pueblo y sus gestiones son transparentes” ¿qué dirías? NO ES CIERTO, ¿por qué? Tus creencias limitantes se ponen en acción y lo primero que pasó por tu mente fue ¿de quiénes está hablando ella? así es como se activa una creencia limitante, ni siquiera estás consciente de ello. 
Ahora bien si te han dicho alguna vez, por ejemplo, uno se queda callado, no puede cuestionar a la autoridad (llámese padres, maestro, pareja, jefe…) uno aguanta porque usted no tiene “el rábano por la hojas”, bueno, vas a pasar tu vida entera “aguantando” cosas que de haberlas cuestionado (inteligentemente), tu realidad sería diferente.
Esas creencias limitantes generan pensamientos, emociones, conducta o acciones que en mayor o menor medida contribuyen a definir el rumbo de tu vida.  Fijate te pongo otros ejemplos, “en este país no se dan oportunidades (no importa cual país sea)”, “en mundo laboral es sumamente competitivo, puede que no lleves ventaja”, “no es fácil hacer dinero”… cuando viviste presa del miedo, tuvo que venir una crísis, para desarrollar un emprendimiento.  Y una pesona me decía “no puedo creer” que me vaya bien, en esta crsis he podido resolver, aunque me reactiven el contrato, no voy a volver.  Yo pienso que sus creencias limitantes le impedían cruzar el río por ver cocodrilos en todos lados, pero cuando el fuego avanzó o se tiraba al río o se quemaba y decidio tirarse al río, para darse cuenta que solo habían peces.
Te invito a descubrir que te limita, analizá cada pensamiento que viene a tu vida, aprendé de tus errores, cuáles son tu deseos o metas, hasta dónde querés llegar, si alguna vez te has sentado a preguntarte no te quedés en interrogatorios, buscá las respuestas,  tenemos 10 días más para hacerlo.
Resolvé ese conflicto que tenés con tus creencias, lista tres cosas que no has hecho por ellas, si no lo resolvés vas a estar tratando tu vida entera de disolver aceite en agua.  Si necesita ayuda, escribime y te apoyaré con más ideas, para mientras pensá:

El cielo es el límite y siempre hay un cielo para cada uno.

TE ESPERO EN LA CIMA