Los obstáculos de la vida


Toda la adversidad que he tenido en mi vida, todos mis problemas y obstáculos, me han fortalecido. Puede que no te des cuenta cuando sucede, pero una patada en los dientes puede ser la mejor cosa del mundo para ti. Walt Disney.

¿La vida es una carrera de obstáculos? No siempre.  ¿Entonces voy a ser feliz para siempre? No necesariamente, si no aprendés a serlo. ¿Aparecerán obstáculos? Esa es la pregunta equivocada.

Aunque nadie quiere experimentar adversidad y dificultades en la conquista de su objetivos, la realidad es que lo obstáculos aparecen en el camino de todos.

Muchos creen que la generación a la que pertenecemos tuvo mayores dificultades que las que nos antecedieron. Me he río al escuchar esta afirmación. Creo que somos altamente dichosos de vivir presente, valorando cada una de las experiencias, no es verdad que todo tiempo pasado fue mejor, eso es ilusión de viejos.  

Estos días de la historia de la humanidad han sido muy aleccionadores para aquellos que tienen la humildad de vivir como aprendices, ya que nunca antes hasta ‘hoy’ ha sido tan complicado avanzar.

Podés haber realizado una meticulosa planificación, yo planifiqué un 2020 maravilloso y comenzó muy bien,  y vino el obstáculo, un bichillo de nombre complicado que ni lo puedo ver y no pude ejecutar profesionalmente el plan, pero igualmente iba a encontrar algunas dificultades que presentan como insuperables en mi camino, solo que no me imaginaba cuáles. Son esos obstáculos los que le dan mayor valor a la conquista y se que voy a disfrutar esa conquista en el 2021.

Si la conquista fuese fácil y vacía de obstáculos, todos lo lograrían. Conquistar una meta es absolutamente diferente a recibir un regalo. Los regalos no requieren esfuerzo y no nos desafían, la conquista de una meta suele llevarnos a extremos del esfuerzo. Este es el motivo por el que los obstáculos, las dificultades, los problemas elevan el valor de la conquista. Te recuerdo dos refranes: 1) lo que no cuesta hagámoslo fiesta, 2) mientras más cuesta, más se quiere.  Hoy valoro la vida más que hace 7 meses, valoro mayormente a mi familia, mi esposo y mi hijo que comparten mi miedo y mi tristeza, valoro mis amigos, que me escriben, me alientan y sobre todo me bendicen.

Lo primero que deseo por este medio es dejarte es una nueva perspectiva sobre los obstáculos. Ellos no aparecen para que abandonés tus sueños, ni para hacerte desistir. Ellos están en el camino para aumentar el valor de tus logros. Cambiar la perspectiva sobre las dificultades te permite pararte en otro lugar de análisis. Permite que el enojo de lugar a la reflexión y así podás encontrar soluciones. 

Las preguntas correctas que podés hacerte son estas: ¿Qué producen los obstáculos en mí? ¿Cómo reacciono ante la adversidad? ¿Puedo ver oportunidades o se me nubla la vista?

Norman Vicent Peale, creador de la teoría del pensamiento positivo, dijo: El pensamiento positivo es la manera cómo pensás acerca de un obstáculo. Entusiasmo es la manera cómo te sentís con respecto a ese obstáculo. Los dos aspectos determinan lo que harás con ese obstáculo…

La peor de las respuestas frente a la adversidad es la resignación. Quedar estacionado en la resignación da lugar a que nos victimicemos y eso nos aleja día a día de la conquista de nuestra meta.  Yo personalmente no uso la palabra resignación uso REASIGNACIÓN que no es más que darle una nueva emoción o un nuevo sentimiento a la adversidad (obstáculos) que viene a tu vida y que es inevitable.

¿Qué espera un equipo de su líder cuando surgen las dificultades?

Un equipo que enfrenta adversidades necesita que su líder tenga la lucidez de tener una concepción enriquecedora del desafío. Necesita que su líder no sucumba frente al obstáculo sino que pueda procesar pensamientos de valoración y solución creativa.  Ese lider se puede llamar papá, mamá, hermano, compañero de trabajo…. el equipo puede ser en primera instancia la familia, tu familia….

Animo, vale la pena vivir, aprender y superar.

Te espero en la cima

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar