Nelson Hernández Cedeño: ¡¿A qué ola me monto?!


Siendo publicista de carrera con 18 años de experiencia en el mercado, estos últimos han sido los de mayor reto. A veces pareciera ser una pelea de David contra cincuenta Goliat…

Los nuevos medios y tendencias de comunicación digital, que, por estar de moda, algunos las consideran únicas. La competencia desleal que prefiere tirar al piso los costos con tal de facturar. Algunos clientes que, por abaratar costos, no solo sacrifican calidad y medios para posicionar sus marcas, sino que además tienen, no uno, sino varios colaboradores mal capacitados y desmotivados que, con su pésimo servicio (incluso digital), llevan al cliente potencial a la competencia; son algunos ejemplos de los Goliat con los que las agencias batallan.

La industria de la comunicación en general está en una ola de cambios que aún sigue tomando fuerza, aún no ha llegado la cresta y que está lejos de romper a la tranquilidad de una playa llamada consumidor final.

Uno de los temas complicados es que los anunciantes cada vez tienen menos claro dónde poner su dinero que, por otro lado, es cada vez más escaso. Está claro que se ha abierto una enorme brecha entre los medios “tradicionales”, y cada vez hay más confusión con las audiencias. Muy pocos tienen la varita mágica y, a veces, dan “palos de ciego” buscando el tesoro.

Gracias a Dios, en este panorama, surgen ideas que, de vez en cuando, rompen transversalmente todas las cavilaciones negativas y que se instalan fuerte en la mente de esos miles de personas, volviendo a ser la prueba irrefutable de que, por mucho que cambie este negocio, lo único que lo romperá y volverá a convertirlo en atractivo y necesario serán esas maravillosas, letales y salvadoras ideas creativas.

Si buscaras mis servicios, lo primero que te preguntaría es ¿qué estás dispuesto a cambiar?… El cambio es algo que se quiere, busca y se traga a voluntad o si no, sería una pastilla muy amarga de consumir y la segunda pregunta que te haría sería: ¿estás dispuesto a aplicar las recomendaciones que escuches? Hemos tenido clientes que, se hicieron de oídos sordos y hoy están pagando duramente las consecuencias. Y lo digo con muchísima humildad, si contratas a un especialista, déjalo trabajar en pro de tu marca y por ende en la satisfacción de un consumidor que seguramente regresará a ella.

Porque buscar revolucionar una empresa es estar dispuesto a romper con todo lo establecido, buscar una renovación, y sin duda, el éxito. Somos capaces de decirle a nuestros clientes/empresas/marcas que están equivocados, y arriesgarnos con ellos a buscar el núcleo que los haga brillar.

Luego de esta autopublicidad, retomemos a uno de los Goliat, las redes sociales, estas chicas no tienen reglas establecidas y si las manejas mal te destruyen.

¿Sabes qué hace un community manager? ¿cómo se hace un influencer? ¿Qué es Social Media? Pudiera decir que el social media realmente es el cliente… Y, algo muy interesante que toqué hace muchísimos escritos atrás, el cliente además es especialista en “Buzz Marketing”.

Social Media no es otra cosa que la publicidad digital compartible, donde ya no existe un banner sino un post de Facebook, una foto de Instagram, un tweet que es compartido si su contenido es lo suficientemente interesante como para postearlo en nuestros timeline o perfiles.

Te cuento un secreto, Google es uno de los grandes cobradores del Karma. Es decir, la gente cree que por existir el “anonimato” en el mundo digital/redes sociales se puede permitir ciertas acciones no muy correctas. Y la cuestión está en que Google es el mejor espía del mundo, y si haces algo que no está muy bien, lo indexa (agrega a su base de datos) y lo muestra al público. Lo mismo Facebook.

Aquel viejo, muy viejo, dicho: “Que hablen, bien o mal, pero que hablen”, no se aplica para las nuevas generaciones de negocio, eso funcionaba en los 50; estamos en el 2018, donde que hablen mal afecta enormemente tu reputación y tu reputación afecta directamente tus ventas y marcas.

En las redes, el número de followers no importa sino la relación que tienes que con ellos. De nada sirve una lista de gente que te siga si tú no hablas con ellos; de nada sirve 1 millón de creyentes pero que no se relacionen con tu marca y tú con ellos.

Si no existe relación, no existe la influencia y sin la influencia no tienen valor los followers. Entendiendo por influencia la capacidad de modificar conductas y pensamientos. A la mayoría de los que tienen muchos followers habría que hacerles una evaluación de influencia.

El mayor truco es el buen contenido, la creatividad y una buena estrategia. Hay cosas básicas, por ejemplo: tener claro con quien hablas (conoce tu audiencia); mensajes claros y de muy pocas palabras (conceptualiza) y utiliza imágenes y videos para lograr mayor efectividad (el usuario es audiovisual).     

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s