Nelson Hernández Cedeño: Pedradas de Mediocridad


Ha terminado otro año académico (2018) y lo hace con un titular el cual cito: “Estudiante lanzó un bloque contra el auto de una docente tras reprobar el año”.

Sin bien es cierto que existen algunos docentes a los cuales urge hacerles un examen para ver si aprueban tanto en lo profesional como en lo personal, gracias a Dios tenemos muchos docentes, los cuales aplaudo, que, pese a que su salario es casi invisible, dan más de sí como profesionales y personas y son todo un ejemplo por imitar. Algunos hasta caminan largos trechos sin pavimento, navegan en lanchas a mar abierto, a caballo o a pie, y lo hacen con una sonrisa inspiradora porque saben que sus conocimientos impactarán positivamente la vida de otro ser humano.

Sin embargo, no se imaginan lo doloroso y frustrante que es como docente, ver a jóvenes con talento y recursos, desperdiciando la oportunidad de estar en una universidad o escuela, y no sacarle el jugo al saber.   Jóvenes sin alma, sin pasión, sin un plan o visión. Lo peor es que algunos profesores los pasan de año, dejándole el problema a otros docentes, instituciones educativas o al sector privado.

También conozco a estudiantes de vida, cuyos recursos no dan tan siquiera para un curso, y viven con ansias de aprender. Tal es el caso del conserje de mi edificio, el privilegio de recibir una buena educación no llegó a sus manos, pero todo libro o revista que caiga en ellas es devorada con pasión, y con él, se puede hablar de cualquier tema gracias a la lectura.

En este siglo, si la ignorancia existe en tu vida es porque así lo decidiste, ya que la tecnología y los medios han facilitado el aprendizaje sin necesidad de pisar un salón de clases.  Un dispositivo móvil sea smartphone o tableta es el medio perfecto para que a diario entres a páginas como RAE, National Geographic, Wikipedia, etc., etc., para aprender lo que quieras. Pero algunos sólo usan estos medios para chatear bochinches, buscar el wichi del momento, ver pornografía, pero para aprender…. ¡Naaada!

Supongamos que no tienes los recursos para un smartphone y economía para tener data y navegar a diario, entonces tienes medios como Selecciones, La Prensa o cualquier revista para aprender de cultura, historia, geografía, ciencia, avances científicos, los periódicos no sólo están para ver al baleado del día, el muerto de moda o la “chichi del día”.

El deseo de aprender no tiene edad, ni está limitado por falta de… el deseo de aprender es unos de los principios de supervivencia más fuertes que puede tener el hombre ante el mundo.

El que un estudiante culpe a un maestro por el resultado desastroso de sus notas y su mediocridad latente, el poco compromiso a su única responsabilidad que es estudiar es la prueba más clara de la mentalidad limitada y poca visión de futuro que domina la vida de este o cualquier alumno.

Ahora yo le pregunto a ese alumno: ¿El haberle tirado la piedra al carro de tu maestra porque “ella te dejó” o “te la tenía velada”, te llevará a la gerencia de alguna empresa de renombre? ¡ni sueñes!

Albert Einstein dijo: “Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber”. Si a esto le sumamos las sabias palabras de Confucio: “Donde hay educación no hay distinción de clases” … Queda claro que aprender es la forma más inteligente de vivir.

Este párrafo se lo dedico a los docentes: ¡¡No limites como docente el potencial creativo de quien puede ser tu próximo maestro!!

Y si no te parece esto, entonces te dejo una frase a Austin Kleon de su libro Roba como un artista y esto se lo dedico a todos… “Finge hasta lograrlo”.

País que no invierte en su educación ¡no invierte en su futuro! Dejemos de poner excusas mediocres y veamos la raíz de nuestro propio sistema educativo y como mejorarlo. Si bien Panamá ha logrado ser el Hub de las Américas, tener un Canal ampliado y ser una zona atractiva para negocios, con todo y su deficiencia educativa, imagina donde estaríamos si copiáramos los mejores modelos educativos del mundo. No habría nadie en el continente que compitiera con un país realmente poderoso.

Te cuento, hay poderes que no sólo son económicos.

Cierro con la frase de este gran filósofo griego Epicteto de Frigia: Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo, demuestra que la educación ha comenzado.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s