Para 2019: 5 cosas que superar


La decisión acompañada de disciplina y una mentalidad positiva obran milagros. 

Para remontar el 2019 hay algunas cosas que debemos de hacer que a lo mejor te afincaste en alguna de ellas este 2018 que ya casi se acaba.  Revisemos:

SUPERAR LA FRUSTRACIÓN.  Si querés llegar a ser todo lo que podrías ser, desarrollar tu potencial, descubrir tus fortalezas y ponerlas a tu servicio hay que superar la frustración, porque es capaz de romper sueños y de convertir una actitud positiva en negativa.  Lo peor de la actitud negativa es que destruye la autodisciplina.  ¿Qué hacer? dos cosas importantes:  1) no te dejés abrumar por pequeñeces. 2) no olvidés que, en realidad, todo es una pequeñez.

Todos los triunfadores saben que el éxito está oculto al otro lado de la frustración.

SUPERAR EL RECHAZO.  ¿Habrá algo en el lenguaje humano que duela más que la palabra “no”? Hay una pregunta que muchos la vienen haciendo hace años:  ¿Qué harías si supieras que no podés fracasar? Pensalo en este momento, si tuvieras la seguridad de no fracasar, ¿influiría en tu comportamiento?  Así pues, ¿qué te lo impide? Es esa palabra de dos letras: “no”, le has dado mucho poder y el oírla te lleva a la frustración.  Debés aprender a despojarla de su poder.  Un no hoy, puede ser un SI maravilloso mañana.

¿Cuántas veces has deseado acercarte a una persona interesante y dirigirle la palabra, pero no lo has hecho para no tener que escuchar un “no”? ¿Cuántas veces has decidido no presentarte a una oferta de empleo, o no visitar a un cliente, o no pasar una prueba porque tuviste miedo a un “no”? Temor a una palabra de dos letras, todo su poder procede de la manera en que te la representás vos mismo, de los límites que te imponés ante ella. Y la consecuencia de un pensamiento limitado es una vida limitada.

SUPERAR LA PRESIÓN FINANCIERALa presión financiera solo la desconoce aquel que no tiene finanzas de ninguna clase. Hay muchos tipos de presión financiera y si no la podés manejar puede propiciar la codicia, la envidia, el engaño o la paranoia; puede quitarte la empatía o privarte de amigos. Pero fijate que “puede”, no es que vaya a ser así.

Superar la presión financiera quiere decir saber tomar y saber dar, saber ganar y saber ahorrar. No tener dinero suficiente es otro género de presión financiera, le ocurre a muchos. Pero, tengás mucho o poco dinero, la presión siempre está ahí. Vivimos en una sociedad capitalista, donde la mayoría de las personas no son capitalistas. Por tanto, no disfrutan del nivel de vida que desean, todos quieren más y lo mejor y eso te mete presión, hay una nueva enfermedad “deuditís aguda” acompañada de un síntoma recurrente “el tarjetazo”.  Aprende a ganar, a ahorrar y a dar.

SUPERAR LA VANIDAD. La vanidad es una de las pasiones más desastrosas. ¿Qué le ocurre al individuo que se afinca en su zona de confort “soy perfecto”? Deja de progresar, deja de trabajar, deja de crear valor añadido. Si estás ya demasiado satisfecho de vos mismo, es probable que hayás dejado de progresar. Como dijo Bob Dylan, “el que no está ocupado en nacer está ocupado en morir”. El que no sube, baja. 

Hay un tipo de vanidad que procede de las comparaciones. Aprendé a juzgarte a vos mismo en relación con tus propias metas, no por lo que logren tus vecinos. ¿No lo hacías cuando eras niño? Quizás decías: “Fulanito hizo tal cosa, ¿por qué no puedo yo?”. Tu madre seguramente te contestaba: “que lo haga Fulanito no me importa”. Y tenía razón. No te preocupés de lo que hace Fulano o Mengano; ocupate de lo que sos capaz de hacer vos, de lo que consigás crear o alcanzar.   Recordá que siempre se recoge lo que se ha sembrado Sembrá buena semilla.

DA SIEMPRE MÁS DE LO QUE ESPERÁS.   Esta es quizás la más importante, porque garantiza virtualmente la felicidad. Recuerdo que una noche salía yo de una reunión. En el camino había muchos huecos que me mantenían alerta y me invité  a meditar sobre el sentido de la vida, una vocecita en mi cerebro dijo: El arte de vivir consiste en dar“.

Si querés que tu vida funcione, empezá a pensar en cómo dar. Muchos no piensan más que en recibir. Recibir es como el mar todos los ríos llegan, dar, en cambio, requiere de tomar una determinación, si no el proceso no marcha. La dificultad estriba en que muchos pretenden recibir antes que nada.  Cada uno espera que sea el otro quien dé el primer paso: Si no me saluda no saludo, sino me regala no regalo, si no me llama no lo llamo, si no me da 10 por qué tengo que dar 11…

La clave de cualquier buena relación es que hay que dar primero y seguir dando a continuación, sin detenerse a pedir. Es preciso estar dispuesto a plantar la semilla y esperar su crecimiento.

¿Qué pasa si vas a tu jardín y le decís: “Dame fruto, dame plantas, dame flores” El jardín seguramente te contestaría: “Perdone usted, pero aquí no trabajamos así, debe de ser algo novato, esa no es la regla del juego” . Y luego te explicaría que hay que plantar la semilla, vigilarla, regar, echar abono y dispensar otros cuidados; y si lo hacés bien, al cabo de algún tiempo recogerás sus frutos o podrás contemplar las flores.

¿Sabes cuál es el mayor engaño del éxito? La creencia de que sea un monte a escalar, una cosa que poseer, un resultado que a alcanzar de una vez por todas. Si querés triunfar y conseguir todos los resultados que te has propuesto, debés concebir el éxito como un proceso, un estilo de vida, un hábito mental, una estrategia permanente.

Tarea: saber con qué contás y cuáles son las dificultades del camino. Debés ser capaz de utilizar tu poder de una manera responsable y considerada si querés disfrutar de la verdadera riqueza y de la auténtica felicidad.

Te espero en la cima

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios