¿Puedo lograr sentado?


“Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, toquen y se les abrirá”, frases bíblicas basadas en tres verbos de acción, en ningún lado dice “siéntense que allí les llega”.

En el común de mis clases, estas frases suelen ser de las últimas que pronuncio, para que queden frescas en mi mente y en la de los demás. Después de llenarte de argumentos, de razones, de recur­sos, de herramientas; después de motivarte, de enriquecer tu ilusión, de tocar tus fibras íntimas, lo que sigue es entrar en acción.

En este momento considerá como número uno hacerlo, porque de nada te van a servir todas las capacitaciones, todas las lecturas, todas las motivaciones, si no tomás acción; si no hacés nada, nunca se van a producir los resultados que vos esperás.

Muchas personas creen que dando “like”, poniéndo “amén” (siendo respetuosa de la palabra), pegar 5 brincos y beberse un vaso de agua porque este mes trajo 5 viernes, mandarlo a 10 personas el “milagro” viene, es la ley del menor esfuerzo, alguien publicaba la magia de la J y ponía una retahila con j, lo único que le faltó es que estamos “jodidos” si creemos en eso, ah… es con j también…..

Te has fijado las filas para las cosas gratis…. pero sacan un anuncio para trabajar y no hay fila, …. todo gratis sin acción es la vida del mediocre….

Algo que le cuesta trabajo enten­der al ser humano es que llegó a este mundo para actuar. De hecho, cuando nace, cuando sale del vientre de la madre, al bebito lo reciben con un llamado a la acción: ¡La palmadita en en el trasero!, para que reaccione, para que llore, para que comience a respirar con normali­dad, para que accione. Y deberíamos estar en acción hasta el instante en que se extinga la vida, pero a veces nos acomoda­mos en una zona de confort y de allí no queremos salir.

Y en el mundo de los negocios es peor. Quizás vos lo experimen­taste alguna vez, porque en algún momento todos sufrimos por ese ‘virus’. Sin embargo, salir de ahí es la clave:

La diferencia entre los exi­tosos y aquellos que se quedan soñando es que los primeros to­maron acción. Así de simple, así de contundente.

Actuaron, aprove­charon sus recursos, herramientas, talentos, dones y oportunidades. Actuaron y cambiaron su vida.

La vida es permanente movimien­to; esa es una ley universal. Si no te movés quedás expuesto a facto­res externos; hasta el árbol con el tronco más grueso, como no se ueve con el paso del tiempo se debilita, hasta que un día sus raíces ceden y cae.

Actuar, es la esencia de la vida, la premisa fundamental en el mundo. Si no actuás, no existís; si no te movés, no progresás; si no progresás, estás condenado a desaparecer.

Actuar significa capacitarse, educarse permanente­mente; significa invertir en herramientas, en recursos; significa asis­tir a eventos con los referentes de la industria, leer libros de los que ya alcanzaron el éxito; significa seguir a un mentor que te pueda conducir a dónde querés llegar; significa asumir riesgos (errar) y aceptar consecuencias; significa establecer relaciones duraderas y alianzas estratégicas; significa, en fin, buscar el éxito en cada paso, sin prisa, pero sin pausa.

Alguién me decía: “¿tengo que hacer todo eso?”, yo le dije no, no tenés que hacerlo, pero no te quejés de lo que tenés sino lo actuás distinto para obtener otros resultados.

Te espero en la cima

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios