Que los hijos respondan


Antes de comenzar tengo indicar dos cosas: 1) el amor tapa o disminuye errores y 2) nuestos hijos siempre seran nuestros “bebés”..

Dicho lo dicho, se ha generado toda una polémica por unos muchachos infactores de la ley, que si bien no son los primeros, no menos cierto es que no ha habido mayor publicidad negativa acerca del hecho porque son hijos de… En las redes algunos salen aplaudiendo la “valentía” de la confesión y otros aplaudiendo la “humildad” de los padres… aceptar estos hechos como que bueno “todos fuimos pela´os…” es menospreciar a las 4140 familias que hoy lloran a uno de ellos, es burlarse de los más de 300 mil desempleados, de las personas que están perdiendo su sanidad mental, en fin…  No es que arrepentirse o pedir perdón sea malo, solo que no es suficiente, si así fuera no habría cárcel para nadie.

Alguien indicó que su educación de casa (que es donde realmente se educa) fue: “aquí se vive bajo mi norma, se comen lo que hay en la mesa…”, yo vengo de esa educación y se que tenía que modificar alguna de esas normas o creencias para mi hijo.  Pero hay conceptos o valores universales que no son modificables, la compasión, la empatía, el respeto por la ley, la conducta moral, sobre todo si en el hogar alguien “entendió” lo que era la desilgualdad o la falta de oportunidades, o revisa las noticias diariamente.

Si hemos educado a nuestros hijos en valores les dimos raíces al mismo tiempo también les dimos alas, claro que son responsables una vez adultos (mayores de edad por ley), de volar en su propio cielo, tomar sus propias decisiones y ejecutar sus propias acciones, por tanto parte de esa educación debió ser EL ASUMIR PERSONALMENTE LAS CONSECUENCIAS DE SUS ACTOS.

Ahora bien, si los educamos como príncipes y princesas, y les hicimos creer que todo se lo merecen y que mientras papi y mami existan todo va a estar bien, que está bien infringir la ley porque vamos a justificar el hecho, que hay diferencias entre ser hijo de… o no tener padres, que mientras sea en un yate no pasa nada, que mentir aun pidiendo disculpas es válido, que no va haber multas “porque estamos investigando el hecho”, porque si hay multas las pagamos y no vamos a barrer calles, que uno puede vivir de apariencias, aparentemos que estamos dolidos; “no my business”, son partido independiente, no los puedo controlar (¿en pandemia?), allá ellos, “juicio”,  … puedo seguir la lista, estas creencias no nos van a permitir construir el Panamá que todos soñamos, porque probablemente sea alguno, producto de este educación, el que nos vaya a gobernar.

Que los padres no son responsables de lo que hace un hijo adulto, comparto eso a la mitad, porque el buen fruto no cae lejos del árbol donde se cosechó… y porque de acuerdo a un cuento es el padre que tiene que fijarse donde pone el pie porque sus hijos le siguen la huella y muchas más veces de las que pensamos la ponen sobre la pisada del padre… te digo tres palabras “señor del súper”.    Si los padres no son responsables lo sensato es que no respondan por los hijos.

Tus hijos adultos, desde sus buenas o malas decisiones deben de responder personalmente por ellas, lo más coherente que los padres podemos hacer es mantenernos al margen y si cabe intentar con ellos que aprendan una lección de vida.

Es verdad que siempre van a ser nuestros bebés, pero el mundo no los ve con los ojos de tu amor sino de la realidad y ese mundo es un juez estricto y condena, la vida es una maestra de las más exigentes, es mejor que vos les pongás CERO a que la vida los FRACASE.

Te espero en la cima

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar