Reglas Morales


Son interminables los debates de lo qué es y no moral, pareciera que a la hora de hacer los análisis y reflexiones cada persona tiene una edición especial del “libro”.  No se si en las escuelas se sigue dando aquella matería que los jóvenes de mi tiempo aprendían MORAL Y CIVICA, que en síntesis era saber que era “correcto” como persona y ciudadano. 
Hoy parece que todo es relativo, depende de qué y de quién y así las formas de vida se tasan como morales o no.  Vuelve mi cuestionamiento, qué valores se conservan, cuáles se desechan, son morales “per se” o tengo que revisar el “depende”.

La responsabilidad moral es de humanos y aceptar la consecuencia de nuestros actos es inteligencia emocional.   La moralidad de una sociedad es el reflejo de la moralidad de sus habitantes y hay normas morales que no se pueden relativizar, los que tratan de hacerlo es porque quieren otorgar razón a situaciones o cosas irracionales. 

Una investigación reciente de la Universidad de Oxford sobre 60 culturas del mundo demostró las «siete reglas morales universales» generalizadas. Los expertos consideran que se trata de la encuesta intercultural de moral más grande y más completa jamás realizada. ¿Cuáles son esas reglas morales universales?

  1. Ayudar a los miembros de la familia
  2. Ayudar a los miembros del grupo
  3. Ser recíprocos
  4. Ser valientes
  5. Ser respetuosos
  6. Ser equitativos y justos
  7. Respetar las propiedades de los demás

Te suena,  ¿cuántas cumplimos en toda su extensión? No hay más que leer o ver noticias del día, casi todas teñidas de sucesos trágicos, estafas, robos, violencia machismo, injusticias y desigualdades. Eso solo por mencionar alguna y nos queremos dejar la más grande de todas la discriminación abierta o disimulada.

Alguno puede decirme u objetar que tales problemas forman parte de la «naturaleza humana», pero, como sabés, hace rato me alejé de la resignación y me sumé a la filas de la reasignación. 

El pedagogo y escritor Allan Kardec afirmaba: «El mal no está fuera de mí, sino en mí. Soy yo, por lo tanto, quien debe transformarse, y no las cosas exteriores. Somos portadores de nuestro cielo y de nuestro infierno».

Como he mencionado en otras ocasiones, los tres principales males de la sociedad son el egoísmo, la avaricia y la apatía. Todos están estrechamente vinculados con el incumplimiento de las siete reglas universales. Hoy las investigaciones apuntan hacia una idea definitiva para el desarrollo de la conciencia: el valor de la cooperación.

Te espero en la cima

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guarda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s