Vivo con la incertidumbre


Una de las constantes de nuestra vida es el no saber, no tener la certeza en otras palabras la incertidumbre.   A todos los seres humanos nos asusta o nos aterra no estar en control y la incertidumbre nos lo quita.

La gran pregunta de ¿qué va a pasar mañana? quién la puede contestar. 

La belleza de abrir los ojos cada día radica en hacernos conscientes de que mientras dormíamos nada nos garantizaba que despertaríamos. Así comenzó mi mañana hoy, me hice consciente de que el verdadero regalo está en agradecer lo que cada segundo trae una vez despierta esto te lo ponía en el otro escrito de este mismo blog.

Respetando las creencias y verdades de todo ser sobre esta tierra, a todos nos pasa exactamente lo mismo: dormimos cada noche sin saber si nos levantaremos.  A lo mejor nunca has pensado en esto.

Nuestra vida transcurre como en una especie de película en la que damos por sentado el final.  A muchos la vida les sorprende porque toman como verdad un destino sin pensar que las circunstancias son cambiantes. Hoy temos trabajo y ¿mañana?, hoy tenemos paz y  ¿mañana?, hoy tenemos amor y ¿mañana?, y muchas veces en esa “certeza” del hoy tengo descuidamos eso que tenemos.

Existe una nueva manera de mirar la vida, una de ellas es dar gracias por todo lo que viene a mi vida, la otra es tomar acciones concretas que nos aligeren el camino de la existencia. Si tus pensamientos son coherentes con tu vida, no hay disonancia, por ejemplo pensás en una vida más sana, vas a buscar como cambiar tus hábitos alimenticios.  Si querés durar en tu trabajo vas a cambiar el enfoque de tus responsabilidades, jefe y compañeros, buscando relaciones más sanas en un trabajo de equipo.

Si te reinventas con responsabilidad y ganas de servir a otros con amor, vuelve a cambiar tu destino, y así me puedo perder en mostrarte que manejar la incertidumbre es más un acto consciente de acciones concretas y positivas, que un acto de ansiedad. Esta última puede dejarte paralizado si solo te centrás en ella, pues la ansiedad es la madre de toda inacción.

Respirá, traza tu plan de vida, no te quejés, buscá rodearte de personas buenas y trabajadoras, pedí ayuda, da ayuda, sonreí y enfocate siempre en el momento presente, allí está todo lo que necesitás y los demás necesitan de vos.

Recordá, además, que sos importante en este mundo, sin vos, que ahora estás leyendo estas líneas, el mundo no estaría completo.

Te espero en la cima

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guarda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s