Yo me amo


Amarnos a nosotros mismos no es un acto egoista, ni es hedonismo (placer) es un acto maduro que nos lleva a la aceptación de lo que somos en su justa dimensión y de lo que no somos en su justa dimensión también.  Si nos amamos somos capaces de amar a los demás y aceptarlos como son, igual que nos aceptamos nosotros con virtudes y falencias. 

Para aquellos creyentes, busquemos en la Biblia, somos la medida del amor.  Por tanto, toda experiencia nacida desde tu amor propio te conduce a la realización y la dicha. Es un verdadero acto de dar porque es una extensión del amor que reside en vos.  Recordá las instrucciones del avión si querés ayudar a otros, tener que ponerte la mascarilla de oxígeno primero, esto se llama ecpatía.

Cada logro u ojetivo  que alcanzás sin amor propio es como una chispa, un rato feliz, pero no logra hacer un fuego, ¿por qué? porque si no te amás no sentís que merecías alcanzar o tener, puede que asociés entonces el vació que esto causa a que “todo lo malo se te pega”, a que “nada bueno te pasa”, o lo que es peor “el mundo la tiene con vos”.

En la medida que invertís más y más en tu auto-conocimiento, despertás tu sabiduría interna, comenzás a aprender lecciones que la vida trae en forma de personas o situaciones y reconocés que sos vos mismo quien puede brindarte amor (en primera instancia) y aceptación que a lo mejor siempre habías buscado en los demás.

Cuando te negás el amor, te estás cerrando la puerta de la felicidad, recordá que la felicidad es una puerta que se abre para adentro. Tu fortaleza la alimenta la relación con tu Ser y el hacerte responsable por tus decisiones.   Al parar de apuntar a otros por tu infelicidad podés concentrarte en vos y abrir campo para que renovadas experiencias te ocurran.

Creer que las soluciones externas son tu salvación te aleja de vos mismo. Cuando pensás que te van a amar más o valorar mejor o aceptarte sin condiciones por tener mayor éxito profesional, más dinero, conseguir una pareja especial o lograr una nueva apariencia física, te estás auto engañando y creando un  ciclo de drama. 

Todas las maravillas que se manifiestan en tu vida son una demostración del inmenso poder que vive en vos, pero cuando te volvés esclavo de tus posesiones quedas atrapado en la red de la infelicidad. 

Dejá de buscar afuera de vos y liberate de la necesidad de que tu entorno te haga feliz y así vas a convertirte en el Maestro de amor que vive en tu interior.  Si te concectas con el Maestro la sabiduría en vos va a fluir, aprendés a perdonarte por los errores cometidos en el pasado y renacés a una nueva experiencia de amor.

Empezá hoy, recuperá tu felicidad y descubrí el amor incondicional.  Amate hoy y recorda que dentro de vos reside la fuente del amor. Solo vos puedes cambiar tu vida. El momento de hacerlo ocurre en el ahora.

Te espero en la cima

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios