Mentalidad de escasez


Siempre vamos a repetir que somos lo que pensamos.  Muchos de nuestros pensamientos se modelaron en casa, lo que oíamos decir a nuestros padres, otros se modelaron en el colegio o escuela, lo que decían nuestros maestros y otros se modelan en la sociedad, lo que oímos de nuestros entorno.  Muchas de estas frases, producto de nuestra manera de pensar, las repiten hasta decir basta.

Hemos ido acuñando un término que no está acorde con lo que queremos expresar, con mucha frecuencia nos oímos decir a nosotros o a otros “nosotros los pobres” refiriéndose a su falta de dinero, limitación económica, solvencia, etc.  Pregunto ¿pobres de qué?  Estas personas se pasan la vida hablando de lo que tienen que “bregar para vivir”, “no tengo, no alcanza, ando limpio, no cosecho plata, para lo que gano”… Frases poderosas que moldean tu vida hasta acabar creyendo que verdaderamente tu falta de todo te resume a nada.

Para muchos es vergonzoso no tener cosas de marca, y si revisás lo que postean algunos en FB, de los 5 sábados, del milagro de poner Amén o si se lo mandás a 12 personas, del cuerno de la abundancia, del fajo de dinero…. en fin todas esas cosas que nunca te han dado resultado y algunos más ingenuos ponen “por si acaso”, ninguna de esas tontería hablan de esfuerzo, de talento, de servicio, queremos que por magia todo suceda. 

Hemos asociado el no tener al no ser, si no tengo, no soy y he aquí nuestro empecinamiento por las marcas, lo de moda, el tener a pesar de… no nos detenemos a pensar que, si tenemos mentalidad de escasez, la prosperidad nunca va a tocar nuestra vida.  Que significa que tu “pobreza” no está en el bolsillo está en tu mente.

Ser rico y tener dinero son dos cosas distintas, esto me lo enseñó un joven cuando me dijo: “mi familia es rica, solo que no tenemos dinero”.

Tal y como poníamos al inicio, pueda que tu mentalidad de escasez se deba a que creciste oyendo a tus padres “no hay…”, “no alcanza”, “no tenemos”.  Ahora vienen mis preguntas, ¿verdad que a tu edad has estudiado más que tus padres?, ¿has tenido más oportunidades que ellos?, ¿puedo deducir entonces que tu economía es mejor que la de ellos porque tus ingresos han sido mayores?, lo que me lleva a decirte que no es tu economía lo que provoca tu mentalidad de escasez, en tu forma de pensar.

Qué podemos hacer para prosperar, dejar de repetirnos “no hay”, “no tengo” y replantearnos lo que podemos hacer con nuestros ingresos.  Tener mentalidad de prosperidad es no despilfarrar, porque más veces de las que imaginamos estamos gastando la plata que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para aparentar lo que no somos a gente que no le importamos.

Si no te ves próspero, la prosperidad no llegará a tu vida, insisto no estamos hablando de dinero, estamos hablando de bendiciones, talentos, recursos, amigos, vida, oportunidades, lecciones, aprendizaje… estamos hablando de cambio, mentalidad, creer y crear para re-crearte, darle un nuevo rumbo a tu vida.

Tener mente de prosperidad tiene que ver con el logro, con hacer más, con crecer, con aprovechar las oportunidades, con agradecer, con buscar nuevos horizontes, con administrar tu economía.

Tener mente de prosperidad es saber que sos rico en bendiciones.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario